Se emplearán cebos rodenticidas en estaciones 

portacebo bien de cartón bien de plástico o seguridad, 

ubicadas en todas aquellas zonas de paso y uso por 

parte de este tipo de animales, así como donde las 

condiciones del entorno o del propio mantenimiento 

de la instalación lo hagan recomendable.

La muerte de los roedores se produce después de la ingesta repetida del cebo 


envenenado, de tal manera que se dificulta la relación que el propio animal u otros 

congéneres pueden establecer entre el cebo rodenticida y la muerte.

Como sucedía en los servicios de desinsectación, el éxito de este plan de control reside 

en parte en la repetición preventiva de servicios dentro de un calendario de revisiones 

que permita mantener el nivel de roedores bajo el umbral de tolerancia particular de 

cada instalación.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted