Dentro del grupo de agentes biológicos 

xilófagos encontramos la denominada 

reticulitermes, conocida comúnmente como 

termita subterránea. Son insectos sociales 

que viven en nidos o termiteros construidos 

bajo tierra. Las comunidades que forman se 

constituyen por cuatro clases de castas:


1. Los reproductores o sexuados:


Son la reina y su reproductor, que son los responsables 


de la fundación de una nueva colonia. 


2. Las obreras:


Representan el 80% de los individuos totales de la 


colonia, por lo que se encargan de generar los daños ocasionados. 


3. Los soldados:


Corresponden al 10% de los individuos de la colonia, son los encargados de 


defender su territorio.


4. Las ninfas:


Aparecen cuando el termitero adquiere un tamaño considerable. Su labor es la 


de dar lugar a los sexuados alados.


Hay dos factores principales que garantizan el desarrollo óptimo de estos insectos. Por 


un lado tenemos el agua, indispensable para su subsistencia; y por otro lado, la 


temperatura que condiciona el grado de actividad de la colonia y la rapidez en la 


propagación. La temperatura óptima de la mayoría de las termitas se encuentra entre 


los 28 y 30ºC.


Se alimentan de la celulosa de la madera y de otros elementos de origen vegetal como 


el papel y ciertos productos textiles. Y si tenemos en cuenta que pueden llegar a 


construir colonia de varios cientos de miles de 


individuos, podemos comprender los graves 


daños que acostumbran a provocar en las 


pertenencias de las personas.  


La inspección técnica consta de tres 


procedimientos de trabajo a desarrollar en el 


lugar de estudio:


1. Inspección visual:


Es el primer paso para realizar el diagnóstico del 


problema. Consiste en el reconocimiento de los 


rastros y daños que las termitas hayan provocado, 


con el fin de extraer las siguientes conclusiones:


- Tipo de patología


- Presencia o no de accesos a los insectos vivos


- Grado aparente de colonización


- Factores que pueden estar favoreciendo la 


Imagen 3: Termitas obreras 


Imagen 4: Inspección visual para 


detectar termitas 


invasión


2. Prueba física de los elementos de la madera:


Consiste en comprobar la solidez de la madera con las herramientas adecuadas, 


a través de la presión física en las zonas de posible acceso por parte de los 


insectos. 


Esta fase de prueba física también es fundamental para catalogar el estado de 


las vigas en el caso que sean de madera y sea necesario reforzarlas.   


3. Análisis sonoro mediante el sistema de sonido:


Este análisis sonoro nos permite detectar los elementos que están siendo 


afectados internamente por termitas, mediante la amplificación y captación de 


los degastes de las obreras de la colonia. Su utilización es crucial en aquellas 


piezas de madera donde la colonización xilófaga es reciente y, por tanto, donde 


el aspecto general es aún sano y sin indicios de daños. 


Tratamientos concretos para combatir y prevenir las plagas de termitas:


 Tratamientos químicos:


Tratamiento preventivo y curativo de la madera contra insectos y hongos xilófagos:


- Insecticida y fungicida: Consiste en la aplicación de insecticida junto con 


fungicida en la zona afectada. Es incoloro y sin olor, actúa por contacto, 


ingestión e inhalación sobre la mayoría de los insectos que atacan a la 


madera (termitas, polillas, carcoma…). Este tratamiento sirve tanto para la 


prevención como para la curación de la madera.


- Gel de absorción: Se trata de un gel de absorción para el tratamiento de la 


madera frente a termitas y carcoma. Es incoloro y sin olor, de fácil 


aplicación, además de una rápida y profunda difusión a través de la madera.


- Gel de absorción, insecticida y fungicida: Gel de absorción profunda para el 


tratamiento tanto preventivo como curativo de la madera, contra insectos y 


hongos xilófagos. No tiene olor ni color, es de fácil aplicación y se difunde a 


través de la madera. 


- Inyección de biocidas antitermitas: Consiste en un sistema que crea una 


barrera química en suelos y paredes que impide el acceso de las termitas a 


la vivienda. Este sistema además protege la madera de nuevos posibles 


ataques.


Tratamiento no químico:


- Inhibidores: Consiste en un sistema de cebos de termitas que permite su 


control  de forma eficaz, completo y definitivo. Impregnándose de 


insecticida y produciendo su muerte. Además de ser un tratamiento de 


aplicación sencilla y de ser respetuoso con el medio ambiente, ya que no es 


tóxico.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted